La impermanencia

flower-3876195_1280Los finales y los cambios están presentes en nuestra vida, incesantemente.

Así como las olas del mar golpean la playa en su devenir.

Continuar leyendo “La impermanencia”

Las raíces del sufrimiento

Las raíces del sufrimiento se arraigan profundamente en el mundo en el que vivimos. Nuestro mundo interior y el exterior, son uno, así como los márgenes del camino son una sola senda. El sufrimiento reaparece como las malas hierbas que vuelven a crecer en nuestro corazón y que con atención, paciencia y amor vamos limpiando.

Es esencial cuidar nuestro jardín interior, sembrando las acciones y los pensamientos que queramos cosechar. Es importante darnos cuenta la importancia de cuidarnos en situaciones dónde la muerte o lo finales están presentes, pues nos sentimos profundamente solos y vulnerables. Son unos momentos tremendamente frágiles y dolorosos, dónde fácilmente podemos quedarnos atrapados/as en la tristeza y el dolor, promoviendo que el sufrimiento se instale en nuestra vida.

La tristeza, la soledad y el vacío son inevitables cuando muere un ser querido/a, las nubes de la tristeza, rabia, soledad van y vienen, descargan como la lluvia en el mar. Emociones que al expresarse nos ayudan a descargar nuestras tensiones internas.

El sufrimiento es evitable, es una elección. Son el fruto que cosechamos con los actos y pensamientos que decidimos ‘alimentar’ en nuestro día a día.

¿Cómo podemos ayudarnos a salir del pantano del sufrimiento estéril?

¿Cómo salir de ese círculo vicioso negativo?

¿Crees que eres una víctima indefensa e impotente?

¿Mejoraría tu mundo si bajaras al corazón y empezarás a limpiar esas malas hierbas?

¿Cómo bajar a nuestro corazón?

120818_cementerio ingleses_011-1

Te ofrezco un espacio donde parar y encontrar el camino a tu corazón. Para concretar una cita aquí