RespirAR(TE)

Vivir implica atravesar paisajes humanos, paisajes de sentires fuera y dentro.

Vivir es un viaje profundamente subjetivo en el que, a su vez, compartimos con otras subjetividades.

La complejidad de la vida, que se traza desde nuestro nacimiento, en nuestro desarrollo continuo, vamos aprendiendo a diferenciarnos del otro/otra buscando un equilibrio entre contacto retirada ese otro/otra, de esa vida que palpita, nos atraviesa y se expresa en su biodiversidad de sentires, miradas, formas.

Muchas veces, vivimos con miedo lo distinto, como si el acto de que algo fuera ajeno a nuestro sentir o pensar, fuera una amenaza.

Y en ese miedo a lo distinto, todo nuestro cuerpo se ve afectado. Me gustaría en el día de hoy ofrecerte una herramienta básica para acompañarte, tu respiración, elemento clave para contactar con nuestro cuerpo y transitar las emociones. Bien usada se convierte en una brújula desde donde guiarnos y acompañarnos.

La respiración algo tan básico y esencial, a nuestra disposición. La respiración nos abre a la vida y a la vez nos lleva hacia nuestro interior. Dos movimiento aparentemente antagónicos permiten la vida. Esos movimientos se concatenan incesantemente, inhalación y exhalación, y en ese equilibrio vivimos. Sin alguno de estos dos movimientos desaparece la vida dejaría de existir.

¿Cómo respiras en tu día a día?

Te invito a poner atención a tu respiración, en este momento, ¿tu vientre está relajado y tranquilo?, ¿talvez se tensa? ¿cómo es la respiración: superficial, profunda?

¿Influye si tu respiración es profunda o superficial en tu estado físico y emocional?

Respirar/te se convierte en arte, una sabiduría que se va desplegando a través de la experiencia y la atención a este movimiento, como la ola en el océano que viene y va.

Al practicar y poner consciencia recuperamos de manera natural la sabiduría de nuestro cuerpo que sabe como respirar. Podemos abrir espacios donde respirar amorosamente lo que nos sucede, sin juicios, si hay miedo, tristeza, alegría, incertidumbre, dolor, angustia…

Esa respiración que conecta nuestro pecho a nuestro bajo vientre receptáculo de nuestras emociones allí esperan ser sentidas, al respirar abrimos caminos conscientes para conectar con lo que hay. Tememos respirar por miedo a sentir dolor y es justamente eso lo que nos bloquea, en esas situaciones acabamos explotando al no poder contener por más tiempo.

Normalmente explotamos con las personas que más amamos o más confianza tenemos. Padres, hermanos, parejas… Acumulamos situaciones de frustración, dolor y angustia de las que no expresamos en el momento, creando inconscientemente una bomba emocional, que suele explotar en el peor momento y de manera muy destructiva para uno/una misma y para el otro/otra.

Todos y todas tenemos mecanismos evitativos para sentir y expresar ciertas emociones porqué nos producen dolor, desasosiego, incomodidad, incertidumbre… En mi experiencia es cuando nos abrimos a sentir a través de la respiración abrazando lo que hay y a expresarnos una vez la emoción ha hecho su ciclo, que encontramos los tesoros ocultos bajo esas emociones.

Hoy te propongo empezar a caminar con eso que te incomoda, a respirarlo, a verlo, sin juicio desde donde puedas hoy. Y si necesitas ser acompañada o acompañado, puedes ponerte en contacto conmigo aquí.

Actualmente ofrezco sesiones de piscoterapia individuales online y presenciales en Barcelona. Y una vez al mes un espacio grupal presencial de duelo y desarrollo humano. Para más información del próximo grupo aquí.

Dolor y consciencia

A través del duelo se abre una puerta. 

Es un misterio lo que cada uno y cada una transitará durante el duelo.

Esa puerta esconde el dolor y también la posibilidad de aumentar nuestra consciencia.

Me considero una aprendiz de la vida, durante muchos años he sido una buscadora de respuestas, parte del anhelo de encontrar sabiduría y un espacio seguro donde poder expresar mi dolor y ansiedad.

Y aprender a acompañarme para acompañar.

En un primer momento, busqué para disminuir mi dolor y mi angustia. Para dejar de sobrevivir, de ir en el piloto automático.

Durante mi viaje vital, encontré espacios donde fui acompañada amorosamente y con compasión. Agradezco infinitamente esos espacios de amor e interrogación humana.

Gracias a Verónica, Marta y David.

Donde aprendí y sigo aprendiendo a cuidarme, a escucharme, a ver mi herida y a cuidarla.

También aprendí de lugares y terapeutas donde no me sentí respetada y de los cuáles me fui. Agradecida porqué allí también aprendí, a cuidarme, a poner límites, a escucharme, a respetarme, a amarme.

En mi peregrinaje, que continua a día de hoy, observo mi herida y siento con más intensidad su dolor a medida que soy más consciente.

A veces me sigo perdiendo buscando culpables en el exterior, sigo aprendiendo cuando me doy cuenta de ello y me voy responsabilizando de mi dolor.

A cuidar de mi herida. A responsibilizarme de ella.

Y en esos momentos de apertura, logro sentir desde mi estómago a mi pecho, mi herida y su profundidad.

Cierro los ojos y siento que emerge un inmenso dolor. Y desde donde puedo siento el dolor.

Ese dolor tan intenso que el ego, como mecanismo de defensa, desesperadamente busca fuera de si mismo acabar con los “culpables” que causan su dolor. En vano. Pues la herida sangra dentro de nosotros mismos. La realidad solo es un reflejo.

A veces pienso. Si mi pareja deja de hacer esto que me irrita tanto, estaré bien, si fuera las cosas están más calmadas. Estaré bien, me sentiré segura. Entonces no sentiré tan intensamente el dolor de la herida bajo mi pecho.

Y cuando mi pareja toca mi herida, cuando mi padre, mi madre, mi hermano, mi amiga, mi terapeuta detonan algún resorte interno que resuena con mi herida.

¡Zas! Dolor, el otro es malo, si lo otro cambia no sentiré este dolor y desaparecerá –piensa el ego– lo externo es lo dañino.

Es un regalo sentir esa herida porqué me ayuda a darme cuenta y a cuidarla. A responsabilizarme de mi. Y sí, duele. Y sí, a veces me desborda. Y sí, me hace estar más conectada a la vida.

El duelo es un proceso de tránsito por muchas emociones entre ellas el dolor de nuestra herida.

Lo más honesto que te puedo decir, aquí y ahora, es que sí la herida duele y va estar allí contigo. No hay caminos milagrosos, no existe la posibilidad de redimir la herida, de curarla completamente. Sí existe la posibilidad de ver esta herida y de cuidarla, de ir poniendo consciencia entre tanto dolor. De encontrar maneras de navegar y acompañar amorosamente, compasivamente y desde donde podemos. Con nuestros tropiezos y momentos de ceguera que forman parte del camino.

Yo te ofrezco un espacio de honestidad, de compasión, de no juicio, de apertura para poder verse y aprender a responsabilizarse del dolor. Un lugar donde aprender a vivir una vida con una mayor honestidad con una misma/uno mismo, ampliando consciencia del dolor y también del placer, de la alegría, de la vitalidad.

El proceso de duelo es un proceso de regreso a la vida, de conectar con la vitalidad y todos los colores de la vida.

Un camino de vida que nos lleva a conectar con nuestro corazón y las corazas que hemos creado para sobrevivir. Pasar del sobrevivir a vivir, con todo lo que ello implica, con sus retos y hallazgos.

No tenemos referentes sociales que nos inviten a recorrer este camino, desde la honestidad y el amor. Y a la vez hay personas que nos vamos encontrando en el camino y con las que vamos desarrollando/caminando un lenguaje de amor, compasión y honestidad.

Que nuestro corazón nos guíe para encontrar esos lugares y personas a lo largo del camino.

Actualmente ofrezco sesiones grupales e individuales presenciales y online. Si quieres obtener más información o si quieres contactar conmigo entra aquí.

Duelo y desarrollo humano

¿Y ahora qué?

De repente algo en el camino se resquebraja, desaparece… ¿cómo seguir? tantas emociones y dolor… ¿Y ahora qué? Toca volver a lo esencial construyendo nuestra vida a nuestra medida, a nuestro ritmo… ¿Y cómo hacerlo?

Comparto contigo que a lo largo de mi proceso vital y su devenir, me he dado cuenta que la vida y la muerte forman parte del mismo latido. Y que su combinación es lo que nos permite evolucionar y desarrollarnos.

Y sí, duele perder algo o alguien que ha formado parte de nuestra vida y ha significado tanto y a la vez, con cada pérdida aparece una oportunidad de un encuentro más profundo con una misma, con uno mismo. Y cada vacío nos lleva, si lo permitimos, a una vida con más sentido en constante evolución.

Crecer, desarrollarse y evolucionar trae consigo dolor, es importante dar espacio y honrar ese dolor, está aquí para ayudarnos a adaptarnos a la nueva situación.

Y como nos cuesta dar espacio y confiar que las lágrimas, la tristeza y la soledad algún día desaparecerán…

Si permanecemos fieles a nosotras mismas, si permitimos que todo aquello que emerge de la presente situación fluya, te aseguro que pasará… El bloqueo sucede de no permitir que emerja lo que hay, sin querer controlar el proceso a través de nuestras creencias.

No es fácil sostener y permitir este proceso, porqué muy probablemente no lo hemos recibido y aprendido.

Yo me acompaño, te acompaño desde mi propia experiencia en continua evolución que continua a día de hoy. Ofreciendo y sosteniendo espacios de contención psicológica, creatividad, compasión y escucha, sin juicios.

Un espacio que te permite aprender a ser tu misma, tu mismo quién pueda ir aprendiendo a sostenerse, a permitirse sentir como siente, expresarse como uno está, escucharse en lo que emerge…

Sesión a sesión creciendo, evolucionando, desarrollando nuestra humanidad, imperfecta, cambiante, incierta, viva, en continuo cambio y transformación.

Crisis y Cura

Observar la naturaleza y sus ritmos, el día y la noche, las mareas, los ciclos solares con sus solsticios y los lunares con las diferentes fases de la luna. Nos hablan de un tempo que rige la vida, fases de ascenso y descenso.

A menudo la vida en las ciudades y su ritmo constante, nos desconectan de nuestros tiempos de actividad y descanso.

¿Cómo te relacionas con el ritmo de actividad y descanso?

share_tempory

Normalmente algo externo, trabajo, familia, pareja, escuela… marca nuestro ritmo. Frecuentemente no escuchamos nuestra propio movimiento y vamos siguiendo el movimiento que marcan desde fuera.

Ello conlleva un desgaste emocional, mental, físico y psicológico, seamos más o menos conscientes de ello.

Y si en algún momento algo se para, el cuerpo o la vida nos para… Podríamos sentir el miedo, la angustia de parar y no hacer. Sentir el vacío que muchas veces llenamos haciendo.

¿Te ha pasado alguna vez? A mí sí.

En las sesiones individuales y en los grupos, acompaño a través de propuestas encaminadas a reconectar con la sabiduría reside en la escucha de tu propio ritmo, al volver a escucharte y a sentirte.

Con escucha y sensibilidad vamos traspasando las capas de miedo, ansiedad, creencias, dolor, sufrimiento… para encontrarte de nuevo amorosamente a ti y a tu sabiduría.

El día 22 de junio del 2020 abrimos un espacio vivencial online donde parar y escuchar, un lugar donde también podrás explorar algunos de los personajes que nos habitan.

Este es un viaje de 3 meses donde a través de un maravilloso libro de cuentos, Mujeres que corren con los lobos de Clarissa Pinkola Estés, adquiriremos valiosos aprendizajes y herramientas. A través de la psicología y el arte.

Un espacio donde donde ser, sentir y explorar tu mundo de sueños, anhelos, deseos, ilusiones, perdidas y ganancias.

Un espacio en sintonía con tu propia naturaleza, que respeta tus ritmos y escucha tus necesidades. Y a la vez un espacio que se nutre del grupo y las personas que comparten este proceso contigo. Un regalo poder crear este espacio circular dónde nutrirnos y descansar.

Crisis y Cura

Si sientes la llamada a participar en este maravilloso grupo, escríbeme a:

berta@terapiaduelo.es

+34647113811

Mochilas y naufragos

Durante este retiro que estamos viviendo. Veo en mi y fuera de mi, en la consulta y gente de mi familia como se hacen más visibles las ‘mochilas’ que cargamos, esas situaciones del pasado que no hemos resuelto.

adult-1850181_1920

A veces el peso de la mochila es porque cargamos o hemos cargado el peso/responsabilidad del otro/otra.

Otras el peso de la mochila son situaciones inconclusas o acabadas de manera abrupta, heridas que siguen estando abiertas muchos años después, duelos que no hemos elaborado.

Esos lastres se agudizan en estos tiempos de desasosiego, como botellas que nuestro Crusoe interno lanzó al mar.

Restos de lejanos naufragios de ansiedades, miedos, enfados, rencores, tristezas… acuden a nuestras orillas.

Imposible no verlas y destapar el corcho  de instantes y palabras no dichas, de emociones reprimidas…

flessenpost-3695969_1920.jpg

Aunque ya no somos los mismos/las mismas de antaño, esos restos nos invitan a ser sentidos y expresados desde quién somos en este momento. Actualizando el pasado desde nuestra visión ahora. Abrigando aquellas partes de nosotros viejas y exhaustas emociones, ahora a flor de piel, de alma.

Abrir espacio y expresar, en vez de reprimir y barrer bajo la alfombra, para así, caminar por la vida ligeros y ligeras de ese equipaje extra: físico, emocional y mental.

Recuperando la energía estancada, que ahora se vuelve disponible para responder a lo que la vida nos trae en este instante, conectando con la confianza y desarrollando en cada aprendizaje la voz de nuestra intuición. Nuestro faro-barca en medio del océano.

rainbow-1467986_1920.jpg

¿Te ha pasado alguna vez de viajar con mucho equipaje?

A mí, sí.

Y siempre tenemos una nueva oportunidad

donde respirar, escuchar y actuar.

Durante nuestro camino a veces necesitamos que alguien temporalmente nos oriente para reencontrar nuestra guía interna. Ofrezco a través de las sesiones individuales online y los grupos online un espacio para ti donde empezar a catalogar los restos de nuestros naufragios.

Si quieres saber más información sobre las sesiones aquí si quieres contactar conmigo aquí.

 

El arte de VIVIR las crisis

Nuestra existencia es compleja y contradictoria, en continuo movimiento, viva y llena de contrastes.

Hoy te propongo apreciar el desafío y la belleza de estar vivos y vivas.

Flores

La vida trae cambios y las transformaciones externas e internas que nos pulsan, a nivel individual y colectivo.

Ahora podemos cuidar la creación más importante, nuestra vida, al nutrirla va despertando del letargo y nos invita a ocuparnos de lo esencial.

VIVIR

en vez de

sobrevivir.

Volver a la naturaleza que nos habita, a observar y sentir sus ritmos. Volvernos sensibles a lo pequeño y sencillo al hogar interno y externo, mantener prendida nuestra luz.

Rem

Identificar los automatismos, practicar la paciencia y aceptación de los ritmos vitales. Estamos en evolución constante, aprendemos a través de cada intento, al ir hilando el tapiz de nuestra vida.

Desatar las excusas y tejernos de cuidado, plantando las semillas (ideas, proyectos, sentires) que queremos ver florecer en nuestro jardín interior. Poner amor y atención a lo que hacemos, incluso al sacar las malas hierbas de nuestro jardín interno. Día a día desarrollar el arte de amarnos profundamente con nuestros mares en calma y abismos.

Amarse es un arte, requiere sensibilidad, atención y práctica constante.

Amarse significa mirase, desconocerse y reconocerse, como un latido constante, donde redescubrir la belleza y ser transformados a través del arte de VIVIR.

Abrir ventanas a nuestro interior, descorrer las cortinas.

Interrogarse y navegarse.

Aunque a menudo no tengamos las respuestas, no desanimarse, seguir  jugando, experimentando, creando, viviendo…

Tal vez lo que buscamos, también nos busque.

Tal vez el tesoro, está escondido dentro de cada ser.

A menudo, no vemos aquello que tenemos delante.

Lo damos por hecho desde la mirada de lo conocido.

La perdida nos conecta con la vulnerabilidad y la inocencia.

Es como miramos y vernos por primera vez.

Abriéndonos a una nueva intimidad.

berta

Hoy te invito a abrir un espacio de observación, exploración y conexión.

Hoy abro un espacio de agradecimiento y reconocimiento. Te agradezco que estés leyendo este texto y formes parte de él.

Agradezco que haya seres humanos valientes que buscan encontrarse, conocerse, perdonarse y amarse a través de su camino de vida.

Agradezco poder acompañar personas en sus procesos de desarrollo. A todas y cada una que habéis compartido tramos de vida en estos 10 años de práctica ya sea en la consulta y/o acudiendo a las charlas.

Agradezco vuestra valentía y compromiso al mirar hacia dentro y conectar con la vida y el duelo y las crisis existenciales. Y por la belleza que se desprende al vivir desde la propia verdad, sintiendo y expresando, floreciendo y compartiendo.

Hoy sigo abriendo un espacio de conciencia y desarrollo humano de encuentro, en tiempos de crisis y duelo, un lugar donde contactar el amor, la creatividad y la sabiduría que nos habita.

De momento la vida propone un nuevo reto de hacerlo online, espero que a su debido tiempo, podamos volver a encontrarnos también presencialmente.

Hasta entonces, si así lo sientes, estoy encantada de caminar contigo acompañándote, aquí y ahora, exactamente donde estás.

Si deseas más información o reservar tu sesión de terapia individual puedes hacerlo aquí: contacto

Abismos

Sólo por hoy.

Me permito ser abismo

observo

lo que es

danzo

 profunda y terrenal.

Soy

 belleza,

roca,

 noche

pájaro-mar.

Solo por hoy

observo mi ritmo.

 

animal-4900724_1920

Berta Torres Gascón

Psicóloga Especialista en Terapia Duelo Barcelona

La Soledad

La soledad
es un recurso muy valioso
que vamos descubriendo
al crecer.

La sol-edad
es encontrar el sol
en nuestra propia presencia.

Crear y abrir espacio
donde ser y sentir.

A veces nos cuesta mirar hacia dentro.

A veces nos da miedo sentir y abrir.

En nuestra sol-edad
hay un espacio disponible
donde habitarse.

A veces a través del encuentro
de lo humano,
empezamos a darnos cuenta
del sol que nos ilumina
desde nuestro interior.

cropped-dscf06451.jpg

Berta Torres Gascón

Psicóloga especialista en Duelo y Crisis existenciales.

Terapia Duelo Barcelona

La impermanencia

flower-3876195_1280Los finales y los cambios están presentes en nuestra vida, incesantemente.

Así como las olas del mar golpean la playa en su devenir.

Continuar leyendo “La impermanencia”