¿Porqué a mi?

Tanto en las sesiones individuales como en los grupos de terapia de duelo, una y otra vez emerge esta pregunta a veces directamente y otras se puede percibir en el discurso o lenguaje corporal.

¿Porqué a mi?

No hay una respuesta a esta pregunta… Las cosas suceden todo el tiempo y a veces nos suceden. No podemos imaginar o anticipar como una situación devastadora va a cambiar nuestra vida.

Lo que sí podemos sentir es que va a ser de una manera total y radical. La vida no se repite es pura creatividad. No hay dos días iguales, dos flores iguales, dos tu iguales a lo largo del día de hoy.

Cuando sucede un hecho irreversible y doloroso nuestra mente intenta volver una y otra vez al mismo escenario antes del desenlace, intentando imaginar qué podría haber dicho o hecho para evitar ese desenlace…

Observa lo sucedido, abre tu mente y tu corazón a la perdida, exprésate crea espacio y siente… se paciente contigo mismo, contigo misma…

La persona que eras ya no está, toca acompañarte para descubrir y observar la persona que va a emerger. La transformación es total y eso nos asusta, ¿quién soy sin…?

En mis sesiones de terapia individual abrimos espacios para sentir, crear e investigar, donde cuidar de ti a través de la belleza para que vayas descubriendo quien eres en sus infinitas facetas.

¿Porqué a mi?

Tan solo observa y respira…

whelk-2867882_1280

Berta Torres Gascón

Psicóloga a Terapia Duelo

La impermanencia

flower-3876195_1280Los finales y los cambios están presentes en nuestra vida, incesantemente.

Así como las olas del mar golpean la playa en su devenir.

Continuar leyendo “La impermanencia”

¿Porqué la muerte nos asusta tanto?

Todos sabemos que algún día moriremos, aún así…

12472534_10153457047071033_7746069821528570297_n Continuar leyendo “¿Porqué la muerte nos asusta tanto?”

Transitando el dolor

120818_playa_029

La vida resulta un lugar extraño, cambiante y lleno de retos. Alegrías y tristezas dibujan el horizonte de un nuevo día. ¿Cuán extraviados nos sentimos sin la compañía y el contacto con aquellas personas que formaron parte de nuestra vida?

Y junto con la tristeza transitamos el dolor… el dolor de vivir de nuevo, el dolor de tocar con el silencio, con el vacío… ¿Podemos descansar en una nueva manera de relacionarnos con su pérdida?¿Podré dejar de llorar cuando piense en él? ¿Desaparecerá ese dolor agudo y sordo en el pecho?¿Podré volver a descansar?

Preguntas y más preguntas se acumulan y las respuestas parecen no llegar o ser absurdas.

Quizás hoy, tal vez ahora podamos sentir nuestra pérdida y escuchar sus matices, sin intentar analizarla, edulcorarla o anestesiarla. Como el oyente atento y sensible a las variaciones de la más conmovedora pieza jamás escuchada. La tuya, esa pieza que hila con: tu tristeza, tu dolor y tus recuerdos se van arremolinando en tu piel y explotan en tu pecho.

No hay nada que hacer, simplemente sentir y escuchar el movimiento cambiante de nuestro ser.