Los frutos de la ira

Hoy me gustaría compartir a cerca del enfado, la rabia es una emoción natural y sin embargo una gran mayoría vivimos esta emoción de manera conflictiva, solemos acumular y estallar.

Son múltiples los factores que influyen a cerca de como vamos a vivir y expresar el enfado entre ellos la la familia, la educación y la cultura. Para empezar a poner un poco de luz a cerca de este tema, cada cual debe mirar como se ha expresado o reprimido la rabia en su entorno cercano (familia, amigos, escuela, parejas…).

Tal vez un tema tabú en la casa, o sólo los hombres podían expresarla. Tal vez el femenino se contenía y mostraba la rabia a través de la pasividad y/o del el lenguaje.

Todos, todas y todes hemos sufrido por exceso o por defecto de identificación, escucha y sana expresión de nuestra rabia.

La rabia como todas las emociones nos ayuda a adaptarnos a un evento externo. Nos da la posibilidad de darnos cuenta como algo nos está afectando y por lo tanto la capacidad de discernir qué necesitamos y cómo actuar de la manera más adaptativa.

A menudo me encuentro en la consulta conflictos con reconocer y expresar saludablemente esta emoción. Durante las sesiones abrimos la pesada maleta con la que cargamos de creencias y prejuicios acerca de la rabia. La rabia que no ha sido expresada y canalizada, no se integra y se acumula en nuestro cuerpo, a la larga se puede acabar convirtiendo en ira o depresión, entre otras.

La rabia es una energía, que bien encauzada es profundamente transformadora. Es el combustible que nos permite ponernos en marcha y realizar cambios.

Mal gestionada se convierte en un elemento destructor interno y externo. Y normalmente solemos canalizar esa energía no con la persona que disparó la rabia, un jefe, un colega, un amigo, un familiar sino con aquellos o aquellas personas más cercanas, con las que convivimos, con las que sentimos más confianza y tenemos menos capacidad de autocontrol al haber acumulado enfado.

¿Cómo gestionar la rabia?

Cómo cualquier emoción cuanta más acumulación haya más difícil será contenerla y canalizarla. Debemos empezar a poner atención cuando empezamos a sentirla en nuestro cuerpo, en nuestros pensamientos, en lo que sentimos. Y preguntarnos que necesitamos, debajo de la rabia se esconde una necesidad no satisfecha. Al identificarla podemos ver que modo tenemos para cubrirla.

Una vez leí un breve texto de Thich Nhat Hanh acerca de la rabia que considero muy poderoso para empezar a caminar con nuestra ira y ver su verdadero origen.

Y dice así:

“Al inhalar, sé que estoy enojado.

Al exhalar, sé que la ira está en mí “.

Primero, practicas el reconocimiento.

“Hola, enojo, mi viejo amigo”.

Luego miras profundamente para ver su origen.

“¿Por qué estoy enojado?”

Lo primero que descubrirás es que tu sufrimiento tiene sus raíces en tu conciencia almacenada,

en semillas que ya están ahí, semillas de ira, engaño, orgullo, sospecha o codicia.

La otra persona es solo una causa secundaria.

Lo siguiente que verá es que la otra persona también está sufriendo.

Puede que hayas pensado que eras el único que sufría, pero eso no es correcto.

Cuando alguien derrama ese tipo de sufrimiento sobre ti, sabes que está sufriendo.

Cuando comprenda esto, el amor brotará de usted y querrá ayudar.

La comprensión es la clave.

Thich Nhat Hanh

Vamos aprendiendo a gestionar nuestro enfado, vamos gateando y practicando hasta que un día damos los primeros pasos. No te desanimes si hay tropiezos y hay días en los que te es imposible redirigir tu enfado. Si explotas, reconoce que te has equivocado, pide disculpas y vuelve a empezar.

Estamos juntos, juntas, juntes en este viaje de la vida y todos somos aprendices. Vamos aprendiendo a conducir nuestras emociones, en vez de que ellas nos controlen, desde el amor, la humildad y la compasión.

Yo hay veces que puedo contenerme y acompañarme. En otras ocasiones, en cambio, soy como un volcán en erupción que estalla contra mi misma y personas que quiero. Y si eso ocurre, como os decía anteriormente, cuando me doy cuenta que me he perdido, respiro y pido perdón.

Espero de corazón que este artículo te sirva, estaré encantada de leerte si deseas dejar algún comentario a cerca de tu vivencia con la ira.

Si tienes alguna pregunta o duda puedes contactarme aquí.

Dolor y consciencia

A través del duelo se abre una puerta. 

Es un misterio lo que cada uno y cada una transitará durante el duelo.

Esa puerta esconde el dolor y también la posibilidad de aumentar nuestra consciencia.

Me considero una aprendiz de la vida, durante muchos años he sido una buscadora de respuestas, parte del anhelo de encontrar sabiduría y un espacio seguro donde poder expresar mi dolor y ansiedad.

Y aprender a acompañarme para acompañar.

En un primer momento, busqué para disminuir mi dolor y mi angustia. Para dejar de sobrevivir, de ir en el piloto automático.

Durante mi viaje vital, encontré espacios donde fui acompañada amorosamente y con compasión. Agradezco infinitamente esos espacios de amor e interrogación humana.

Gracias a Verónica, Marta y David.

Donde aprendí y sigo aprendiendo a cuidarme, a escucharme, a ver mi herida y a cuidarla.

También aprendí de lugares y terapeutas donde no me sentí respetada y de los cuáles me fui. Agradecida porqué allí también aprendí, a cuidarme, a poner límites, a escucharme, a respetarme, a amarme.

En mi peregrinaje, que continua a día de hoy, observo mi herida y siento con más intensidad su dolor a medida que soy más consciente.

A veces me sigo perdiendo buscando culpables en el exterior, sigo aprendiendo cuando me doy cuenta de ello y me voy responsabilizando de mi dolor.

A cuidar de mi herida. A responsibilizarme de ella.

Y en esos momentos de apertura, logro sentir desde mi estómago a mi pecho, mi herida y su profundidad.

Cierro los ojos y siento que emerge un inmenso dolor. Y desde donde puedo siento el dolor.

Ese dolor tan intenso que el ego, como mecanismo de defensa, desesperadamente busca fuera de si mismo acabar con los “culpables” que causan su dolor. En vano. Pues la herida sangra dentro de nosotros mismos. La realidad solo es un reflejo.

A veces pienso. Si mi pareja deja de hacer esto que me irrita tanto, estaré bien, si fuera las cosas están más calmadas. Estaré bien, me sentiré segura. Entonces no sentiré tan intensamente el dolor de la herida bajo mi pecho.

Y cuando mi pareja toca mi herida, cuando mi padre, mi madre, mi hermano, mi amiga, mi terapeuta detonan algún resorte interno que resuena con mi herida.

¡Zas! Dolor, el otro es malo, si lo otro cambia no sentiré este dolor y desaparecerá –piensa el ego– lo externo es lo dañino.

Es un regalo sentir esa herida porqué me ayuda a darme cuenta y a cuidarla. A responsabilizarme de mi. Y sí, duele. Y sí, a veces me desborda. Y sí, me hace estar más conectada a la vida.

El duelo es un proceso de tránsito por muchas emociones entre ellas el dolor de nuestra herida.

Lo más honesto que te puedo decir, aquí y ahora, es que sí la herida duele y va estar allí contigo. No hay caminos milagrosos, no existe la posibilidad de redimir la herida, de curarla completamente. Sí existe la posibilidad de ver esta herida y de cuidarla, de ir poniendo consciencia entre tanto dolor. De encontrar maneras de navegar y acompañar amorosamente, compasivamente y desde donde podemos. Con nuestros tropiezos y momentos de ceguera que forman parte del camino.

Yo te ofrezco un espacio de honestidad, de compasión, de no juicio, de apertura para poder verse y aprender a responsabilizarse del dolor. Un lugar donde aprender a vivir una vida con una mayor honestidad con una misma/uno mismo, ampliando consciencia del dolor y también del placer, de la alegría, de la vitalidad.

El proceso de duelo es un proceso de regreso a la vida, de conectar con la vitalidad y todos los colores de la vida.

Un camino de vida que nos lleva a conectar con nuestro corazón y las corazas que hemos creado para sobrevivir. Pasar del sobrevivir a vivir, con todo lo que ello implica, con sus retos y hallazgos.

No tenemos referentes sociales que nos inviten a recorrer este camino, desde la honestidad y el amor. Y a la vez hay personas que nos vamos encontrando en el camino y con las que vamos desarrollando/caminando un lenguaje de amor, compasión y honestidad.

Que nuestro corazón nos guíe para encontrar esos lugares y personas a lo largo del camino.

Actualmente ofrezco sesiones grupales e individuales presenciales y online. Si quieres obtener más información o si quieres contactar conmigo entra aquí.